Comencé a correr desde los 16 años siguiendo los pasos de mi padre. “Jesús Hernández”

Comencé a correr desde los 16 años siguiendo los pasos de mi padre mejor conocido como “el Doc”, el corría en ese entonces alternando entre los Viveros de Coyoacán y el Parque de Pilares en la colonia Del Valle, ahora ya no sale de Viveros.

Yo lo acompañaba, hijo de padres divorciados, vivía con él, y pues no me quedaba mas remedio que seguir sus pasos si es que no quería aburrirme viéndolo pasar 7 veces cada 2 kilómetros. Un buen día su grupo de amigos lo invitaron a correr este Medio Maratón y así fué que un Domingo día del Padre me despertó para que lo acompañara y así mismo sucedió, lo acompañé y el hizo su primer medio maratón. Con los años esta carrera se volvió una tradición para él; yo solo corría 5 ó 10 kilómetros cuando mucho en mis entrenamientos. (Ufff se me corta la respiración de pensar en lo que sigue) … a mis 21 años y medio mi padre cae en una enfermedad terrible, mi situación como estudiante de ingeniería era esa, un estudiante de ingeniería que gustaba de entrenar Remo en el equipo de la Universidad Panamericana (UP) y que dependía 100% de la profesión de su padre Dentista que estaba internado en el Hospital General esperando a que su cuerpo reaccionara para poder ser operado y librar su enfermedad, espera que duró aproximadamente 60 días de los cuales yo me daba el tiempo para cumplir con mis tareas y dedicarle a mi padre de 10 a 15 kilometros díarios, recuerdo que al correr yo le pedía a la Virgen que tomara ese sacrificio mio a cambio de la salud de mi padre. No se si fueron mis oraciones, los kilómetros, los doctores, la fuerza inagotable de mi padre, o todo lo anterior combinado que al final mi padre salió avante y en ese mismo año le dediqué ya estando mi padre en casa mi primer Medio Maratón del Día del Padre, y es desde entonces que en contadas ocasiones he fallado a este compromiso que tengo conmigo mismo, con él y ahora con mis dos hijos adorados.