Cuando era un joven de 18 años

Cuando era un joven de 18 años comencé a correr todos los días, la falta de conocimiento me llevo a lesionarme rápidamente y así poder correr no más de 4 km los años posteriores, cuando conocí a mi esposa a los 34 años, ella ya corría 10 km y me invito a participar a una carrera de 5km en Ciudad Universitaria, por lo que le conté del problema que traía de rodilla y su consejo fue,quizás el problema esta en tu mente y no en tus piernas y fue así como comencé con miedo y un poco de pena por no saber cuantos km iba a poder correr, aquel día fue inolvidable fue como correr un un km, sentía que mi corazón se estremecía cada que me acercaba a la meta y el saber que mi familia estaba en las gradas me daban fuerzas, posteriormente vinieron los 8, 10, 12, 15, el Medio Maratón, “vino nuestra hijita Meribeth”, y de ahí en adelante cada año es el evento más esperado del año, la carrera del día del padre como promesa a nuestra hija que actualmente tiene casi cuatro años y espero que algún día cruce la meta con nosotros.

Todo esto me ha dejado una gran lección para toda mi vida, el poder no solo esta en tus piernas sino en tu mente y en tu corazón.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.